X-XSS-Protection: 1; mode=block X-Frame-Options: SAMEORIGIN X-Content-Type-Options: nosniff

La torsión de estómago es una problemática mucho más frecuente y común de lo que se cree, y puede resultar mortal para nuestra mascota: se trata ni más ni menos que de una dilatación del estómago que luego deviene en una torsión del mismo órgano como consecuencia de una acumulación de ciertos elementos como líquidos, comida y gases que llevan a que el animal no pueda vaciar su estómago de la manera correcta.
Para poder prevenir esta situación y evitar los efectos fatales que tiene la torsión de estómago, es importante conocer la problemática y saber cómo actuar en consecuencia, sobre todo cuando poseemos perros de razas de gran tamaño que suelen ser los más propensos a sufrir este tipo de inconvenientes. En el artículo de hoy te contamos todo lo que debes saber sobre la torsión de estómago para tratar de brindarle a tu amigo de cuatro patas la mejor calidad de vida posible.

Lo que hay que saber sobre la torsión de estómago

Como bien les mencionamos al comenzar el artículo, la torsión de estómago sucede cuando existe tal acumulación de comida, líquido y gases que no permiten que el perro pueda vaciar correctamente su sistema digestivo lo que deviene en una posterior dilatación del estómago pudiendo resultar fatal para el animal. La torsión de este órgano funciona como un nudo, no permitiendo que el perro pueda desalojar todo lo que allí se encuentra.
¿Cómo hacemos para reconocer una torsión de estómago en nuestro perro? Lo cierto es que se trata de un inconveniente extremadamente doloroso, por lo que notaremos al animal con muchísima molestia pero además con signos físicos visibles como un abdomen hinchado y con un aumento considerable de volumen.

Como prevenir la torsión de estómago

La mejor manera de evitar la dilatación y posterior torsión del estómago de nuestra mascota es cuidando su alimentación: y no solo hablamos de la calidad de los alimentos que les damos, sino también la manera en la que el perro ingiere sus raciones. Se debe prestar especial atención a la velocidad que tiene el animal para comer, ya que si se introducen al sistema digestivo porciones y cantidades muy grandes esto no permite que se haga una masticación correcta y aumenta las posibilidades de una torsión estomacal.
Por otro lado, también debemos evitar que nuestra mascota haga ejercicio o se mueva mucho luego de haber ingerido su ración de alimento. Una buena manera de prevenir la acumulación de grandes cantidades de comida es distribuyendo las dosis en diferentes momentos del día, y siempre tratando de que el perro no beba mucha agua luego de alimentarse ya que esto también puede aumentar las posibilidades de sufrir una torsión del sistema digestivo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Agora diseño web  posicionamiento web

Pin It on Pinterest